Fundar vs Heredar

Puedes fundar una institución, o puedes heredarla.

Por Balajis.

Puedes fundar una institución o puedes heredarla.

La costa este de los Estados Unidos se trata acerca de herencia. Lo que significa riqueza heredada, como las familias Du Ponts, Forbes y Mellon. Significa nombres heredados, como Kennedy, Bush y Clinton. Pero sobre todo significa instituciones heredadas, como las corporaciones de medios de Nueva York y los organismos gubernamentales de Washington, DC.

¿Por qué llamarlas instituciones heredadas? Bueno, el término relacionado a este, legado institucional, se encuentra en el lenguaje común, y un legado es sinónimo de herencia. Pero la nomenclatura es útil porque centra la atención no solo en la edad de estas instituciones (que de hecho son viejas) sino en la forma en que seleccionan a un nuevo lider: a través de la herencia.

Una forma de heredar una institución es pasarla de padres a hijos, junto con la fortuna. Ese es el modelo que todavía siguen el Wall Street Journal y el New York Times Company, donde los Murdoch y Sulzberger nombraron a sus sucesores dentro de la familia.

Una forma más sutil de heredar una institucion es ganar una elección. Ahora, por supuesto, alguien que alcanza un cargo político a través de esta ruta no siempre es un heredero familiar, aunque es más común de lo que uno piensa. Pero cuando heredan un asiento, han heredado algo que nunca podrían haber construido desde cero. En ese sentido son herederos políticos. Después de todo, la mayoría de las personas que asumen cargos políticos en los Estados Unidos modernos no tienen las habilidades para organizar algo como la Reserva Federal o las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos desde cero, a diferencia de George Washington o Alexander Hamilton. Su habilidad principal es ser elegido, que es más como volverse popular en Twitter, que crear Twitter. Las bancas que consiguieron son demasiado grandes como para fallar y los zapatos que heredan son demasiado grandes para llenarlos.

La Cultura de solo lectura

Cuando un heredero hereda una institución, es como heredar una fábrica. Durante las épocas normales, la fábrica continúa funcionando, los widgets siguen apareciendo y los gerentes de carrera designados por el fundador original parecen tener todo a mano. Nada parece estar mal. Pero algo importante se ha perdido silenciosamente, que es la capacidad del fundador para inventar la institución de cero, o reinventarla frente a una crisis, como el COVID-19. También podemos pensar en esto como una cultura de solo lectura, la capacidad de repetir lo que un antepasado ha transmitido, pero no recrearlo desde los primeros principios.

La cultura de solo lectura es similar al bilingüismo parcial: la capacidad de comprender un idioma, pero no de hablarlo ni escribirlo. Un fenómeno que es común entre los hijos de inmigrantes. Si los niños no pueden escribir los guiones de sus padres, si su acceso a la cultura ancestral es de solo lectura, esa cultura no se reproducirá. Esta es una explicación microeconómica de cómo la idiocracia ocurre lentamente. La gente piensa que la capacidad cultural permanece porque los artefactos los rodean, pero los productos culturales en realidad están desapareciendo lentamente, y sus descendientes solo pueden repetir, no crear.

Es la diferencia entre stock y flujo. Si los libros nuevos no se escriben en un idioma, si los nuevos propietarios de una fábrica no comprenden la fabricación, el flujo se ha interrumpido. La cultura que nos rodea es entonces solo el stock, y se está agotando sin que nadie lo reponga.

Lo que esto sugiere es que el equialente civilizacional de poder codificar desde cero es más importante de lo que se cree. No es suficiente simplemente presionar un botón; necesitamos ser capaces de construir desde cero simplemente para continuar como civilización, de lo contrario, el mantenimiento, y mucho menos la innovacion, es imposible.

Ahora bien, puede parecer una barrera muy alta de demandar, el tipo de líder que sea capaz de organizar la Reserva Federal o las Fuerzas Armadas de los EE.UU. desde cero. Pero esas personas caminan por la tierra. Satoshi Nakamoto creó Bitcoin y Vitalik Buterin creó Ethereum, desarrollos que con el tiempo se verán a la par de lo que logró Alexander Hamilton.

En cuanto al ejército estadounidense, como dice el refrán: los aficionados hablan de estrategia mientras los profesionales hablan de logística. Y la red logística construida por Jeff Bezos en solo una pocas décadas es más sofisticada que las cadenas de suministro de muchos ejercitos pasados y presentes.

De eso se trataba la costa oeste de los Estados Unidos: de fundar. Usamos el tiempo pasado porque la tecnología ahora se está descentralizando rápidamente de la costa oeste. Pero de la misma manera que nos referimos a los orígenes grecorromanos de la civilización occidental, podemos referirnos a los origenes de la costa oeste de los fundadores de la tecnología, reconociendo al mismo tiempo que el concepto y su scorrelatos se han extendido practicamente a todos los países del mundo. Así como la costa este difundió su ideología institucional más antigua por todo el mundo a través de mecanismos como la Escuela de Periodismo de Columbia y la Escuela de Gobierno de Kennedy.

Los herederos fracasaron, mientras los fundadores triunfaron

Esta ideología institucional más antigua ahora está fallando. En el transcurso de 2020, la salud pública fracasó, las escuelas públicas frallaron, los departamentos de bomberos fallaron y los departamentos de policía fallaron. Los gobiernos nacionalesestatales y locales fracasaron. Las corporaciones mediáticas fracasaron e incluso las fuerzas armadas estadounidenses fracasaron. Casi todas las instituciones occidentales lideradas por un heredero fracasaron, porque se les presentó el impacto inesperado del COVID-19. Los artilugios que estaban produciendo las fábricas de estos herederos ya no eran adecuados para la ocasión. Y su fracaso ha provocado una crisis de fe en las instituciones estadounidenses específicamente, y en el orden de posguerra en general.

Donde los herederos fracasaron, los fundadores triunfaron. Internet se mantuvo activo. El estado no podía entregar cheques, pero amazon podía entregar paquetes. Las universidades heredadas estaban cerradas pero las plataformas MOOC estaban abiertas. El estado cerró restaurantes, pero las aplicaciones de entrega estaban funcionando. Las corporaciones de medios informaron que el virus era, en el mejor de los casos, una amenaza remota, mientras que las empresas de tecnología se preparaban para el trabajo remoto. Y los miles de millones gastados en biodefensa militar no hicieron mucho, pero los millones invertidos en Moderna sí.

En otras palabras, la alternativa al modelo de herencia de la costa hoeste ha sido beta-tested en la costa oeste durante los últimos 25 años, y los fundadores asumieron muchas de las funciones de dirigir la sociedad estadounidense mientras la costa este se tambaleaba.
Muchas de las funciones, excepto aquellas que aún están muy controladas o reguladas por el estado, como la educación, la atención médica, la policía, los bomberos, la gestión de la economía y el control físico de una enfermedad mortal.

Ahora bien, la fundación en gran escala ciertamente ayudó en algunas de esas áreas, particularmente en forma de nuevas empresas de biotecnología que crearon diagnósticos y vacunas. Pero en su mayor parte, estas funciones reguladas no son algo que pueda ser abordado por una startup típica. Debes ser el alcade una ciudad o el jefe deun estado. Lo que lleva a la pregunta ¿Cómo vamos a fundar alternativas a las instituiones heredadas fundamentales, a saber, las ciudades y los estados?

La costa oeste se bifurcó al este para fundar

Una pista proviene del hecho de que muchas de las personas más prominentes de la costa oeste lo buscaron como una alternativa a la cultura del este.

Por ejemplo, no es una coincidencia que tanto Bill Gates como Mark Zuckerberg abandonaran Hrvard para ir al Oeste y convertirse en fundadores de tecnología. Son atípicos en muchos otros aspectos, pero no en este. Muchos fundadores e inversores de tecnología en otra vida se habrían convertiro (o seguirían siendo) profesores, juristas o periodistas. Este conjunto incluye a Paul Graham, Larry Page, Peter Thiel, Mike Moritz, Diane Greene, Daphne Koller, Andrew Ng y muchos más.

Estas personas tenían el potencial intelectual para competir con los mejores de Oriente. Sin embargo, optaron por fundar algo en lugar de heredarlo. Y así es como la tecnología se convirtió en una bifurcación cultural de la costa este. Es la misma raíz pero diferentes ramas, como Estados Unidos y Reino Unido.

Una de las razones por las que la tecnología se bifurcó es que la informática derrumbó la distinción entre la palabra y el hecho, y convirtió a una generación de intelectuales en directores ejecutivos de Software. Otra es que los profesores de alto nivel y los directores ejecutivos de tecnología tienden a sentir profundamente que deberían estar a cargo, y el bajo costo de registrar un nombre de dominio le dio a cada profesor la oportunidad de demostrar lo ‘’facil’’ que era convertirse en un director ejecutivo de tecnología, muchos de ellos convirtiéndose en capitalistas como parte de la experiencia.

Podría decirse que esa fue la clave de todo: fundar algo se hizo posible a un costo relativamente bajo. Y ahora es posible fundar una comunidad, una empresa o incluso una moneda desde tu computadora portátil. El siguiente paso es hacer posible fundar nuevas ciudades y nuevos países, en lugar de simplemente heredarlos. Y para eso necesitaremos algunas nuevas ideas.

¿Aceptas cookies? Guardamos cookies para entender cómo usas nuestro sitio.    Más información
Privacidad